¿Quién come más, 3 toneladas de hormigas o un elefante?: una respuesta sorprendente a una pregunta no tan común

Alometría en tasa metabólica de hormigas y elefantes

Por: julianbiol

Fecha de publicación original: Diciembre de 2021

Muy buenas a todos.

Espero que se encuentren muy bien y que el niño dios//santa o el que sea, les haya dado regalos.

Hace casi un mes les hice una pregunta (a los miembros del grupo de Facebook “El insectarium Colombia), y quería conocer su opinión, sobre quién(es) comían más, si un elefante de 3 toneladas o tres toneladas de hormigas.

Es un poco difícil hacer comparaciones precisas, pero hice mi mejor esfuerzo recorriendo la web para traerles la mejor información que pude encontrar.

Lo que nos dijo el público

Pero bueno, resulta que, en efecto, ustedes tenían razón (al menos la mayoría), y es que tal y como la encuesta reflejó, de 524 votos totales, 471 fueron para la opción de las hormigas, algo así como el 90%. Sin embargo, solo una persona dio una explicación acertada, pues la mayoría intuía que algo tenía que ver el número de hormigas, pero ni idea del por qué.

¿Qué es la alometría?

Pues bueno, resulta que existe algo llamado alometría, que en sus raíces sería como medir cosas diferentes; básicamente se refiere a los cambios de dimensión relativa de las partes corporales correlacionadas con los cambios en el tamaño total. Si quedaron como leyendo chino, básicamente significa que es una rama de la ciencia que estudia cómo cambian ciertas cosas entre diferentes especies o fases de desarrollo, por ejemplo, cuánto cambia la cantidad de comida que consume un infante o un adulto, o en este caso, cuanta comida consume un elefante respecto a una hormiga.

Resulta que esta rama nos permite entender cosas bien interesantes, como el por qué los mayores depredadores (por cantidad de biomasa consumida) son los artrópodos y no los vertebrados, es decir, por qué todas las arañas comen más «carne» que todos los leones del mundo. Y es que se ha detectado una relación entre el cambio del tamaño y la cantidad de alimento consumida.

Esta relación se ha estandarizado a un exponente de 0.75, para poder despreciar las relaciones filogenéticas entre las especies (lo siento Alejandro Botero), esto quiere decir, que podremos calcular aproximadamente cuánta comida consume cualquier animal dependiendo de su peso con una simple multiplicación. Se que es una aproximación un tanto burda y que desprecia muchos otros factores y que en la ciencia la cosa no es tan sencilla como soplar y hacer botellas (que también dudo que sea fácil, aunque así rece el adagio), pero para casos tan extremos como este, es útil.

Si alguno está perdido, esta relación, conocida como la ley de Kleiber, significa que, si un organismo es 1000 veces más pesado que otro, no consume 1000 veces más comida, sino 750 veces la cantidad de comida inicial.

¿Por qué aplica la ley de Kleiber y otras relaciones alométricas?

Pero, «¿esto por qué pasa?», podrá preguntarse más de uno, y es que es una pregunta casi tan interesante como la del elefante y las hormigas. Resulta que todo esto tiene que ver con la física, de dos o tres formas bien interesantes y peculiares.

La primera, es que tiene que ver con los fractales (estructuras autosimilares) como los vasos capilares. La segunda, tiene que ver con la dispersión del calor, pues organismos más grandes siguen la ley del cuadrado-cubo (aumenta la superficie al cuadrado, pero la masa al cubo), y por último, parece que tiene que ver con el tamaño y la cantidad de las células de los organismos, pues algunos organismos pueden ser más pequeños al tener igual cantidad de células con un menor tamaño o ser más pequeños teniendo menos células de igual tamaño a las de otro organismo de referencia.

Lo que nos dicen los datos

Bueno, ya sin más explicaciones, resulta que en efecto, consumen mucho más alimento las 3 toneladas de hormigas que un elefante de peso equivalente, pues bajo condiciones normales, un elefante consume alrededor de 200 kilos de materia vegetal al día, mientras que las 3 toneladas de hormigas, que constituyen alrededor de 1’500.000 individuos en el caso de Atta laevigata (una «arriera» u hormiga cortadora de hojas), debe consumir alrededor de 1,1 toneladas de comida al día (que no son hojas, sino que ellas las llevan para alimentar al hongo del que se alimentan).

Suena ilógico que las hormigas coman tanto, hasta que averiguamos que alrededor del 15-20% de todas las hojas producidas en un bosque tropical van a parar a las colonias de estas niñas.

No siendo más, los dejo con algunas referencias; si ven algún error, no duden en señalármelo y pues, una feliz navidad para todos aquellos que nos han acompañado este año y un feliz año nuevo para los que quieran seguir con nosotros el próximo:

Referencias

Ver Referencias

[1] Chown, S. L., Marais, E., Terblanche, J. S., Klok, C. J., Lighton, J. R. B., & Blackburn, T. M. (2007). Scaling of insect metabolic rate is inconsistent with the nutrient supply network model. Functional Ecology, 21(2), 282-290.

[2] Costa, A. N., Vasconcelos, H. L., Vieira-Neto, E. H. M., & Bruna, E. M. (2008). Do herbivores exert top-down effects in Neotropical savannas? Estimates of biomass consumption by leaf-cutter ants. Journal of Vegetation Science, 19(6), 849–854. doi:10.3170/2008-8-18461

[3] Hebling Beraldo, M. J., & Mendes, E. G. (1982). The influence of temperature on oxygen consumption rates of workers of two leaf cutting ants, Atta laevigata (F. Smith, 1858) and Atta sexdens rubropilosa (Forel, 1908). Comparative Biochemistry and Physiology Part A: Physiology, 71(3), 419–424. doi:10.1016/0300-9629(82)90428-5

Quizá te interese: ¿Los insectos duermen?

Comparte:

Deja un comentario